viernes, 28 de marzo de 2008

Misión secreta


Estaba jugando ajedrez con mi sobrino cuando recibí una llamada del Centro de Investigación Nacional para la Ecología que depende del Instituto Politécnico Autónomo de México, mi misión fue observar los manglares de los tuxtlas (costa del estado de Veracruz) y la reserva biológica que depende de la Universidad Nacional Autónoma de México. Por la naturaleza de los estudios que tenía que realizar no le avisé a nadie, sólo tomé mi equipo y salí con el amanecer.

Hola estoy en los Tuxtlas haciendo una investigación de biología.
El día de hoy fui a recorrer los manglares que hay en la laguna de Catemaco.

Muy temprano me encontré con don Jose Villegas, quien me llevó a conocer los mangles y me explicó el beneficio que aportan al medio ambiente, no obstante, en algunas partes de la república mexicana, en aras del turismo, se permite su destrucción. Se veía muy triste por esta situación, también me platicó acerca del lirio acuatico que se encuentra en la laguna, es igual al que se encuentra en la presa de valsequillo cerca de la capital poblana. "es una plaga muy mala" dice mi informante.


La destrucción de los manglares de Chiapas (una colonia de árboles y arbustos que crece en aguas costeras) da otro ejemplo de la observación de este especialista de que "el hombre siempre está ansioso de modificar aquello que considera inconveniente en la naturaleza, para su propio interés egoísta, y si tiene la oportunidad lo hace, aunque produzca efectos negativos y, aún peor, irreversibles. "Muchos de los manglares de Chiapas han sido destruidos para cultivos agrícolas, nuevas casas, y para sacar leña. Como hace notar, estos manglares proporcionan a México múltiples beneficios, incluyendo protección contra huracanes, y son una importante fuente de alimentos para el país. Además, los manglares de México son los criaderos del 96 % de los peces que se capturan a lo largo de las costas mexicanas; también proporcionan un nicho para muchos crustáceos y moluscos. Las ganancias inmediatas que se obtienen destruyendo los manglares son más que superadas por la pérdida, a largo plazo, de un importante hábitat natural.70
http://www.ine.gob.mx/ueajei/publicaciones/libros/118/cap7.html

También me comentó acerca de los monos, mapaches, osos hormigueros, cangrejo azul, tejones, iguanas y otros animales que habitan en las riberas.
Una de las aspiraciones de don José es que la zona se convierta en un lugar turístico de gran importancia. Después se quedó callado, tal vez se dio cuenta que estaba hablando demasiado con un extraño y esto puede ser peligroso, aceleró su máquina y me llevó a una pequeña playa. Cuando llegamos ahí unos sujetos con aspecto anglosajón ocultaron su rostro y hablaron en voz baja, parecía que nos vigilaban, fingimos no darnos cuenta y nos perdimos en la algarabía de los bañistas. Sentí temor por las fotos que había tomado. Si los tipos eran los mismos que fueron, hace muchos años, tras el barbasco en la Sierra Norte de Puebla estaba en serios problemas.
Les platico, el barbasco es un tubérculo que crecía naturalmente en la Sierra de Puebla entre Xicotepec de Juárez, Tlacuilotepec y Villa Lázaro Cárdenas, cuando unos individuos, que no hablaban en castilla, como decían los naturales de la región, lo descubrieron y pronto llegaron a comprar a 30 centavos el kilogramo.
El barbasco, de aroma dulzón penetrante, casi desapareció de la región. El principio activo fue usado por trasnacionales en la producción de anticonceptivos.
En este artículo (la Jornada 25/02/05) habla sobre los viejos defensores de la
biodiversidad. ¿Quiénes, qué hicieron?
  • (Por sólo mencionar algunos de los más destacados): Enrique Beltrán [subsecretario Forestal y de Fauna de 1958 a 1964]. Fue muy hábil para negociar el caso de barbasco (planta trepadora, tubérculo de las selvas mexicanas). Del barbasco se obtuvo (la materia prima) para que la industria farmacéutica generara los anticonceptivos. Los campesinos que recolectaron barbasco fueron la base para la creación de toda la producción de anticonceptivos a escala mundial. Beltrán fue el principal negociador con el laboratorio Syntex. Gracias a estas negociaciones, se permitió la salida del barbasco, pero crearon un impuesto para su salida, el cual "permitió la investigación y se creó la escuela mexicana de ecología tropical".
http://www.cimat.mx/ciencia_para_jovenes/tcj/2005/roles/entrevista.pdf
Ya en la selva de los Tuxtlas encontré a una pareja que observaba una planta con especial interés y tomaban nota de la altura, la forma de sus hojas, del grosor de su tallo, se veían amigables, eran estudiantes de Stanford, también fui amigable con ellos, pero cauto, no les revelé mis conocimientos, porque mostraron interés acerca del principio activo de la planta (el principio activo es la sustancia aislada que causa determinado efecto en el organismo humano).

Tengo una pregunta ¿Cómo se llama la planta que les interesaba? Observe el tallo y las hojas palmeadas, son muy parecidas a las de la higuerilla común.

Para evitar que me siguieran me fui a la playa no sin antes decirles que mi interés eran los peces (pero en mi plato). En el camino me di cuenta de la destrucción de la selva para sembrar pastos para la ganadería.

Estando en la playa observé que había otras person
as que se mostraban amigables, pero no caí en el viejo cuento del canto de las sirenas. Intuí que sólo querían saber la naturaleza de mi misión.

Como pude me fui a nado de la barra de Sontecomapan a la playa de Montepío de ahí regresé en un taxi y luego caminando por la orilla de la Laguna Escondida, a la selva de los Tuxtlas, en el trayecto, el taxista se dio cuenta que un vehículo sospechoso se acercaba entonces me dijo: "mire esto es lo que se cultiva en éstas tierras, se llama uña de pichu, no deje que se convierta en transgénico, porque podría perder su sabor especial".

Después de un rodeo por fin pude encontrar a mi contacto, Braulio se llama, él me hizo importantes revelaciones, sólo daré a conocer algunas. "alguién" puede estar al acecho.
Regreso y doy mi informe.
Misión cumplida.
















No hay comentarios:

Publicar un comentario