sábado, 14 de marzo de 2009

Magisterio

Magisterio: cien años de sueños mutualistas.

(primera parte)

Luis Hernández Montalvo.*

Uno de los primeros intentos por organizar al magisterio nacional, se produjo, exitosamente entre los meses de diciembre de 1908 y enero de 1909. La iniciativa para una Asociación Nacional de Maestros, fue publicada en “La Enseñanza Primaria”, en su edición del primero de febrero de 1909.

La iniciativa fue firmada por el profesor Alberto Correa el 10 de diciembre de 1908 y publicada posteriormente en la revista que dirigía el profesor Gregorio Torres Quintero. Todo parece indicar que el señor Correa murió antes de la asamblea constitutiva y fue don Gregorio Torres Quintero, quien pronunciara el discurso en el acto de la instalación de la Junta Central Provisional de la Asociación Nacional de Maestros.


Revisando la iniciativa, se establecen las finalidades de la Asociación. Aparece por orden de ideas, el establecimiento del mutualismo para favorecer en lo posible a cada maestro y alcanzar el bienestar del magisterio en general. La otra preocupación de la Asociación, estaba el estudio y resolución de cuestiones concretas o generales referentes a la educación pública.

Y siguiendo la tradición de los maestros de la segunda mitad del siglo XIX, se propusieron emplear a la prensa, de congresos periódicos, de cuestionarios para la investigación pedagógica y de otros medios que estén al alcance de la sociedad, para obtener el buen éxito de los dos fines anteriores.

El primer intento gremial del magisterio, tiene como preocupación inicial el establecimiento de una especie de seguro cuando se afirma lo siguiente: “…se cree haber encontrado ya el medio de que la familia de todo profesor, miembro de la Asociación, que fallezca, reciba por lo menos una suma de 500.00, según se prescribirá en los Estatutos”. Para lograr su objetivo, la Asociación establecería una cuota mensual que no excedería de 25 centavos. Otra parte del dinero se destinaría a la edición de un periódico informativo.

Mejorar las condiciones de vida y de trabajo del magisterio, fueron los dos grandes objetivos del sindicalismo germinal de principios del siglo veinte mexicano. Para entonces, se reconocía el esfuerzo de las asociaciones en varias entidades y regiones de la República, pero en el discurso del maestro Gregorio Torres Quintero se advierte la necesidad de construir un organismo de carácter nacional y así daba sus argumentos:

“La unión del profesorado ha sido siempre una cosa buscada con afán en casi todos los Estados de la República, y buena prueba de ello son las numerosas sociedades que se constituyen a menudo en diversas poblaciones. Esos grupos sociales giran en un espacio reducido apremiados casi siempre por móviles inmediatos que obran con más o menos energía en el medio ambiente, pero cuyas fuerzas se diluyen, se suavizan, se debilitan con la distancia, y no alcanzan a conmover ni a otros grupos ni otros individuos siquiera”.

* El autor es profesor del Bachillerato General Matutino del Benemérito Instituto Normal del Estado de Puebla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario