lunes, 10 de noviembre de 2008

Historias de pizarrón

Amanda Azcona dijo...
¡Bonita historia, Dubriel!

Supongo forma parte -así como la de la Maestra "Chelis"- del libro que les publicaron con prólogo de connotada Investigadora Educativa y que aún no conozco. ¿Dónde se puede conseguir o ya regálamelo, no? Todo escritor novel debe regalar su obra, para que por lo menos sea conocida y no enbodegada; o digamos que, "debe pagar su derecho de piso".

Un abrazo.

Dubriel dice:
Hola mi estimada amiga, me da gusto saber de tí, ¿Dónde has estado? he ido últimamente a la Facultad de Derecho y ya no te veo en tu cubículo.
Aprecio mucho la felicitación y si, en cuanto sepa donde encontrarte te llevaré un ejemplar aunque discrepe del "derecho de piso".
Te cuento que tuvimos suerte de principiantes porque los textos que nos dieron ya se agotaron.
El grupo de estudiantes de maestría con el doctor Jorge Padua en el Centro de Estudios Universitarios de la BUAP, de izquierda a derecha Amanda está en segundo lugar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario