domingo, 9 de noviembre de 2008

Historias de pizarrón


¡ESA MI CHELIS!

Araceli Castillo Contreras

(Fragmento)

Lo vi por primera vez fuera del aula, furioso y apretando los puños frenéticamente para que la ira no se le saliera por los ojos o por la boca. La agresividad se le resbalaba desde los hombros hasta los pies. Cuando pasé junto a él, alzó la cara y sentí su mirada como dos aguijones; en su contra usé un escudo infalible: una sonrisa. Su cara pasó del enojo al desconcierto, sus puños se relajaron y fingió buscar algo en el piso; yo seguí mi camino. Ya tendría oportunidad de volver a verlo. Le daría clases de química.

Cuando llegué al grupo, él estaba en medio de una discusión por un partido mal arbitrado. Todos, al verme, ocuparon sus lugares y los gritos fueron transformándose en apenas unos murmullos. Él ocupó su lugar en lo que parecía la esquina más lejana, y toda su atención se centró en un dibujo con extrañas formas, mientras los demás hacían cálculos de molaridad. Seguía absorto en la tarea que se había impuesto; me acerqué y pude observar su rostro: la piel deshidratada con manchas blancas aquí y allá; su nariz mostraba grietas que hacían evidente el uso de inhalantes; levantó sus ojos enrojecidos, me miró, y con una actitud retadora, dijo:

―No lo hago porque no le entendí.

―Bueno ―le dije― te propongo que dejemos el dibujo de lado y te explico cómo hacerlo.

Un tanto molesto consintió y realizamos los ejercicios juntos. Después de esto se rompió ese hielo, siguieron momentos claros y oscuros. Mis intentos por incorporarlo a la clase algunas veces surtían efecto, como cuando explicó a detalle el funcionamiento de un motor de combustión interna; fue una sorpresa para el grupo. ¡Sí que sabía de motores! Uno de esos días me confió que le gustaría estudiar ingeniería mecánica, y en un tono muy popular en la región, me dijo:

― ¡Esa mi Chelis! ¡Me pasa su clase!

(...)

1 comentario:

  1. Saludos maestro y perdón por insistir, pero no he encontrado otro espacio para expresar mi inconformidad. Como lo escribí anteriormente fui uno de los sustentantes del concurso nacional para obtener plaza, quedando entre los diez primeros lugares en educación tecnológica, nivel que no se manejo como tal al hacer la inscripción para el examen; la única diferencia que se tenía era que si queríamos participar en secundarias generales o técnicas, no importaba la especialidad, así que profesores de las diferentes áreas se inscribían ya sea en secundarias generales o secundarias técnicas. Días antes del examen se publicaron las guías, así como lugares donde se llevaría a cabo el examen, fue cuando me di cuenta que se presentaría un examen para educación tecnológica y no de mi especialidad, así que opte por complementar mi preparación para el examen con la guía establecida, obteniendo un resultado positivo.
    Indagando, pidiendo informes, visitando a diferentes instancias en la secretaria, resulta que nosotros, todos los acreditados en el examen de educación tecnológica no cubrimos el perfil por eso a ninguno se nos respetará el lugar que obtuvimos. Cuando la culpa de este error no fue nuestra, nosotros cumplimos y demostramos que con preparación se pueden lograr las cosas.
    Aquí también surgen algunas dudas, si a nosotros no se son asignarán los lugares que me supongo están presupuestados, a quién se le asignarán, quién cubre el perfil requerido, de qué perfil se esta hablando. Hay muchas interrogantes que usted con sus tantos años de servicio nos puede ayudar a clarificar y si conoce de alguien que nos pueda ayudar, le agradeceríamos su gran apoyo.
    Gracias por su atención, felicidades por sus comentarios como

    ResponderEliminar