jueves, 13 de noviembre de 2014

En memoria de Julio César Mondragón


Quiero hacer llegar a la viuda de Julio Cesar Mondragon este saludo dolido y profundo. Quiero que sepa que estara siempre en el corazon mio como en el de tantisima gente. Con todo mi respeto quiero enviarle aqui este poema que escribi para leer en un acto de Diosa de Muertos en Londres Inglaterra y que dedico a ella y a su hijita especialmente. Espero que por este conducto llegue a ellas:
AYOTZINAPA
(A Marisa, viuda de Julio Cesar Mondragon y a su hijita Melissa Sayuri)
Mama, Tata
Uno mis manos,
Mi corazón entre mis palmas
Llora el llanto de su dolor.
Sus hijos soles tiernos
Preparaban sus mentes
Para un futuro mejor,
Futuro que no puede ser promesa
En este mundo donde reina la barbarie
Y el horror.
Son los cuerpos de sus hijos
Los que yacen en esos hoyos
‘nauseabundos, fétidos, podridos’
Como los describe la prensa?
Como reconocer el amor
Que ustedes vertieron,
Mama, Tata,
En esos cuerpos calcinados?
En el sitio donde estoy me hinco,
Cierro mis ojos e intento imaginar,
Desde aquí, inútil yo…
Me transporto con el ojo de mi mente
Enciendo una vela,
Dudosa
Pido luz para mi país,
Para mi tierra,
Intento comprender
Quienes son los gobernantes
Concluyo que los verdugos mandan.
Quisiera ofrecerles hoy
Un poema de esperanza,
Pero pecaría de tonta,
De ilusa y loca…
Están desatados los dioses
Sedientos de sangre y fuego.
Como borrar de la historia
Al muchacho desollado
Cuya última acción valiente
Fue la de escupir al rostro
Del soldado que lo llevó?
Laberintos de espejos
Paramo de mentiras
Detrás de las mascaras
De cada político
Más mascaras,
Seres sin cara…
Republica organizada
Para engañar y confundir.
Nadie ya a quien acudir!
Mama, Tata testigos
Del horror institucional.
Grita el viento entre cada rama,
En las cañadas y los caminos
“Donde están, donde están,
Ay! Donde están mis hijos?!
Fosas abiertas
Tumbas descubiertas,
Hasta aquella bajo el templo
De la Serpiente Emplumada
Erigida sobre los cuerpos
De más de cien guerreros
Sacrificados…
Excavación tras excavación
Tierra roja, ensangrentada.
Lo que se ha ido descubriendo
Es la verdadera cara
Del devorador de corazones,
Del verdugo de niños
Del que exige sacrificios.
Levántate Tlacaelel!
Levántate Cuauhtémoc!
Levántate Cuitlahuac!
Levántate Xitlalmina!
Levántate Coyalzauhqui
Levántate Zihuacoatl
Madre de mil guerreros!
Levántense todos nuestros ancestros!
Y díganos donde están
Donde están nuestros hijos?!

No hay comentarios:

Publicar un comentario