jueves, 3 de septiembre de 2009

El 16 de septiembre

Honores a la bandera en San Antonio Tlacuilotepec, 1970.

El 16 de septiembre

Por Dubriel García Rodríguez

— Oiga maestro, el 16 ¿Vamos a izar la bandera? — dijo Don Prisciliano el presidente del comité de padres de familia de la ranchería de San Antonio Tlacuilotepec, lugar donde empecé a trabajar como profesor.

— y dónde quiere que la izemos Don prisciliano si no tenemos nada, ni modo que en un árbol.

— ¿Y qué se necesita?

— Pues mire se puede construir un murito de dos cincuenta metros de largo por uno de alto, luego se compra un tubo galvanizado y ya.

Así le dije a Don prisciliano quien se quedó pensativo mirando a los cerros opuestos cubiertos de verdor mientras caía la lluvia en el corazón de la Sierra Norte de Puebla. Él había visto en Villa Juárez cómo las autoridades izaban la bandera mientras se escuchaban los redobles de la banda de guerra del ejército, luego a los estudiantes de las diversas escuelas, bien disciplinados, cantar el Himno Nacional.

Desfile del 16 de septiembre, a la derecha Don Prisciliano.


El siguiente fin de semana la lluvia arreció y se dijo que había “norte”, todos se guarecieron en sus hogares y sólo se veía salir el humo de las chimeneas. Al oscurecer escuché el caminar de gente y risas en el patio de la escuela, dirigí mis pasos hacia allá y me encontré con un grupo de campesinos que llevaban cargando un enorme tubo de siete metros de largo.

-¿Qué pasa Don Prisciliano?

-Mire maestro me fui a Villa Juárez a comprar el tubo para el asta bandera, de una vez pasamos por la herrería para soldarle los carretes y compré el cordón, porque el 16 ¡izamos nuestra bonita bandera mexicana!

Dias antes del 16 de septiembre, puede observarse -al fondo- la base para el asta bandera en construcción.


La emoción me hizo un nudo en la garganta, estos hombres de pies descalzos habían caminado una jornada de tres horas de ida y tres de vuelta, cargando sobre sus hombros el tubo y los bultos de cemento, sólo por el orgullo de que en su pequeña ranchería; ¡ondeara la Bandera Nacional!

No hay comentarios:

Publicar un comentario