domingo, 25 de mayo de 2008

Pensamiento


Suceso



A veces sólo me hace falta eso:
pronunciar un nombre, y todo se desata en mí
también la rabia de la noche



http://latitudcero.blogspot.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario