domingo, 16 de diciembre de 2007

CONFUSIÓN

Se me hacía tarde para encontrarme con mis amigos de los viernes, la tos era más frecuente, el celes no contestaba el teléfono, le pregunté a mi hijo por el jarabe y salí rápidamente.
En la diagonal Defensores a partir de la ford hasta la China el trafico era muy intenso. La tos se me iba olvidando.
Cuando llegué justamente iban llegando los demás, el tráfico dificultó su llegada.
Luego comenzamos a platicar y después a leer unos textos, no se por qué ellos reían y hablaban sin detenerse, luego advirtieron que me había quedado callado. La reunión terminó y nos apresuramos a salir porque la noche empezaba a sentirse fría.
Cuando llegué a la casa, me acosté e intenté leer un poco pero no pude, empezaba a quedarme dormido.
Me sentía frustrado por no haber participado lo suficiente.
Entonces recordé algo.
En mis prisas por salir me tomé dos veces la cucharada para la tos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario