domingo, 16 de diciembre de 2012

La relación tutora

¿Es realmente la relación tutora la estrategia adecuada para mejorar el logro educativo?
En mi experiencia, como profesor de primaria y secundaria, puedo decir que la estrategia denominada relación tutora no es la panacea para mejorar el logro educativo de los alumnos. Tampoco es nueva.
Cuando enseñé a leer y escribir a niños de primaria en escuelas rurales me apoyé en alumnos más adelantados para que ayudaran a sus compañeros y funcionó. En ese entonces se utilizaba un método de enseñar primero las vocales y luego se iban combinando con las consonantes para formar sílabas y luego palabras.
-a e i o u
- sa se si so su
-ese oso se asea así
 - a e i o u
-pa pe pi po pu
-Pepe pide la pelota
La enseñanza era con cada niño porque no todos aprendían al mismo tiempo. A mediados de diciembre, casi para salir de vacaciones,   me daba una alegría inmensa, no por lo que se imaginan sino porque el grupo ya estaba leyendo. A finales de enero sólo había unos cuantos rezagados. Había que practicar las sílabas compuestas.
-cra cre cri cro cru
-bla ble bli blo blu
Pasaron los años y las teorías fueron cambiando, los métodos también.
Ahora la estrategia de relación tutora (face to face), cara a cara, se plantea como un gran descubrimiento, pero no es así. Desde la época feudal se buscaba a un experto (tutor) para que enseñara a los hijos de los burgueses.
Un hecho indiscutible es que los alumnos sí aprenden, el único inconveniente es que los profesores tienen una excesiva carga de trabajo como para individualizar la enseñanza, sobre todo los de secundaria directa. En el caso que relato aunque tenía varios grados, los alumnos eran pocos y yo vivía en la ranchería. La estrategia, me gustaría más, enseñarsela a los papás para que ellos interactuaran con sus hijos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada