sábado, 8 de diciembre de 2012

La indignación

Los jóvenes se indignan

Cuando un funcionario se roba millones de pesos del erario público no siempre le aplican la ley, a veces sólo lo renuncian o lo inhabilitan para desempeñar cargos públicos, pero jamás lo apalean o le sacan un ojo. -Qué barbaridad- dirían las televisoras. Pero cuando son jóvenes que arrojan piedras, bombas incendiarias y mentadas de madre entonces hay que aplacarlos  con balas de goma, gases lacrimógenos, patadas y toletazos. Después, las televisoras recrearán lo que hicieron los jóvenes y justificarán la fuerza excesiva del Estado.
¡Cuidado! México no está en condiciones de polarizar sus problemas. La rebeldía de los jóvenes no debe ser criminalizada.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada