viernes, 17 de septiembre de 2010

Del blog Arquímides en la tina

SEMBRAR IDEAS


OPINION NATURE| Vol 467| 2 September 2010

Una Visión Inteligente del Robo Cerebral

Christof Koch

El Origen, es un filme de ciencia ficción visionario, que hace para los sueños lo que The Matrix en 1999 hizo para la realidad virtual. Dirigida por Christopher Nolan, que dirigió Memento (2000), una de las mejores descripciones cinematográficas de como es vivir con amnesia severa, y, desde luego, Batman Begins (2005).

Un elemento central de la película, es la tecnología ficción, que combina un poderoso sedante con aditamentos electrónicos que permiten a un soñador entrar en el sueño de otro y manipular el contenido de ese sueño. Dom Cobb (Leonardo Di Caprio) es un hacker de la mente, un especialista contratado por una corporación para extraer secretos ilegalmente de las mentes de sus víctimas.

Con un pasado que lo protege. Cobb tiene la ardua misión de iniciar — o plantar secretamente una idea en el subconsciente de Robert Fischer, heredero de una fortuna, interpretado por Cillian Murphy.

La premisa del filme es que una vez que han sido sembradas, las ideas son imparables, y pueden afectar al mundo, más que de lo que lo haría un objeto físico.
Por ejemplo, la idea de que el comunismo ha modelado la historia del siglo 20, la concepción de un código conducido por Francis Crick, que define de que manera las proteínas están inscritas en el DNA.
Para llevar a cabo su trabajo, Cobb ensambla un equipo, que incluye a la estudiante de arquitectura Ariadne, interpretada por Ellen Page. Durante su preparación, ocurre la primera impresión visual: mientras duerme, Ariadne va curveando y doblando por las calles de París, en una toma artística que refiere sin remedio al artista M. C. Escher.
Los personajes habitan mundos de ensueño jerarquizado, y caen dormidos en uno de los sueños,
para entrar al siguiente, sueño, — manipulando al otro sueño, desde dentro del sueño, que a su vez manipula al siguiente. Y así. En el nivel final, se encuentra la psiqué inconsciente de Cobb, que es un majestuoso constructo con un dominio deslumbrante que desmenuza, a su amada pero vengativa esposa ya fallecida de nombre Mal (Marion Cotillard), una criatura agresivamente freudiana, culpable y arrepentida.


El inteligente guión de El Origen, la hace vastamente de lejos, muy interesante. El filme apela a la didáctica tal como si los espectadores fueran unos escolares que pueden entender como el cerebro físico está ligado a la inefable consciente, y describe como un diseñador, especie de ingeniero neurológico diseña interfaces que pueden leer en la mente los pensamientos más profundos de las personas, y sugiere que la mente puede ser leída y escrita por los hackers.

Además, la película refleja de manera muy acuciosa, la fenomenología de los sueños: las leyes físicas pueden ser ignoradas, al grado de que, como en esa escena, se puede ver que la gravedad es superada, después de que el equipo entra en el sueño del personaje Fischer; el tiempo se mueve más rápido que la realidad; con intensas emociones que se pueden sentir; la memoria de los sueños está ausente; y los estímulos externos pueden incorporarse dentro de la narrativa del sueño, antes de que se despierte.

Los Neurocientíficos están empezando a ligar esas cualidades de los sueños con la subrayada neurofisiología, a través de las imágenes que ahora se pueden obtener del cerebro completo durante el registro de la actividad neuronal en pacientes con epilepsia. Sin embargo, en la vida real, casi nunca se puede tener un sueño tan lucido con acciones voluntarias, sentimientos y control como se muestra en El Origen. Esto, quizá se deba a la supresión parcial de la actividad
de la corteza parietal, una región del cerebro que ha sido relacionada con los sentimientos del deseo de una acción determinada, en el sueño durante la fase REM, de movimiento rápido de los
ojos.
El Origen es un juego cambiante: un inteligente blockbuster que Hollywood produce y que no por eso ahuyenta a su audiencia. Aún semanas después, deja la turbia sensación de que nuestras
vidas, son sueños. Tal como el psicólogo Havelock Ellis dice, “Los sueños son reales, mientras duran. ¿Podemos decir más acerca de la vida?”


Christof Koch is a professor of cognitive and
behavioural biology at the California Institute of
Technology, Pasadena 91125, USA, and at Korea
University, Seoul 136-713, Korea.
e-mail: koch@klab.caltech.edu

Inception
Directed by Christopher Nolan
Warner Bros Pictures: 2010.
On general release.

OPINION NATURE| Vol 467| 2 September 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario