jueves, 23 de mayo de 2013

Tenería y nuestros maestros



 Por Luis Hernández Montalvo

Un día por la mañana, apenas unos minutos antes de las seis horas; Don Ángel Nájera se presentó al salón de clases para iniciar las lecciones de ética y lógica. En aquellos días, entre 1970 y 1975, las clases en la Escuela Normal Rural “General Lázaro Cárdenas del Rio”, de Tenería, estado de México, se iniciaban a las seis de la mañana, si mi memoria no me traiciona.

Nos extrañó que a esa hora no fumara. Su barba blanca por completo, había tomado un color café obscuro por el tabaco. Solo en una clase llegaba a fumar hasta dos cajetillas de cigarros. Tenía cerca de setenta años, vivía solo en la escuela en compañía de sus libros. Se puso muy serio y nos dijo:

Palabras más palabras menos: Jóvenes, quiero que sean testigos de que un hombre de mi edad, aún puede tener fuerza de voluntad para dejar el vicio del tabaco, se lo que voy a padecer, por eso traigo mis dulces y fruta, para suplir los cigarros. En los días que vinieron, fuimos testigos de las crisis de tos que le daban en el salón, hasta que cesaron. No solo nos hizo testigos de su fuerza de voluntad, le sirvió de pretexto para tratar asuntos que tenían relación con la ética. Por él conocimos en explicaciones filosóficas, el origen del pensamiento griego a partir de la mitología; cada clase era una verdadera cátedra explicada por un filósofo y maestro de la vieja Escuela Rural Mexicana, una vida ligada a la Escuela Normal Rural y a la formación de jóvenes profesores en el gusto por la lectura y por los asuntos filosóficos. Nos explicaba “sobre lo esencialmente bueno y lo esencialmente malo en los hombres”; entre otros temas. Nuestro maestro vivió solo sus últimos años, en un hotel, alejado de su familia; él y sus libros, su apego al conocimiento hasta los últimos minutos de su vida que perdió arrollado por un carro  cerca de su hotel en la ciudad de México.  

Héctor González González –hasta donde me sea posible, no mencionaré sus apodos por respeto a su memoria- hasta donde recuerdo, él no me dio clases pero lo escuché en múltiples ocasiones en los exámenes profesionales de los profesores que regresaban a cumplir con tal requisito. Por ejemplo, le escuché decir que había participado en algunos viajes de intercambio académico a las escuelas de Estados Unidos y no negaba su asombro por los edificios, sus instalaciones deportivas, sus laboratorios, bibliotecas y lo bien dotados salones de clase; pero también, respondía cuando le preguntaban: todo está bien, pero yo me quedo con las escuelas de mi país, con sus maestros, que  hacen de una flor un laboratorio en el salón de clases y valoraba el ingenio de los trabajadores mexicanos cuando decía: En Estados Unidos, un técnico no trabaja si no tiene su caja de herramientas y los repuestos; en tanto que el trabajador mexicano, utilizando su ingenio, improvisa, hasta que tenga las condiciones para trabajar en el taller. Don Héctor contaba con un prestigio bien ganado en nuestra escuela, entre los profesores y entre los estudiantes.

Con maestros como don Héctor, ganamos prestigio entre las normales rurales, en la Escuela Nacional de Maestros y en la Escuela Normal de Atlacomulco, de donde también era profesor.

Tal vez, maestros como los sicólogos Fidencio Bernal Navarro –originario de Zacatecas- y Ernesto González Morgado, aún jóvenes; nos indicaron el camino de la Psicología para comprender problemas de la conducta humana, de la Psicología Infantil y de la enseñanza; de cómo aprenden los niños y cómo debe ser la enseñanza de las ciencias, pero sobre todo, de la enseñanza de las matemáticas desde el concepto de número. Sus clases no se reducían a su especialidad, incursionaban con éxito en asuntos pedagógicos y de la enseñanza en la escuela primaria. Gracias a ellos; un grupo de estudiantes asistieron al festival de Avándaro y conocimos con una visión universitaria la ética de la responsabilidad en el trabajo docente, la tolerancia y el respeto a los que piensan diferente a nosotros, un lenguaje democrático distinto al que se enarbolaba en las normales rurales de dogmatismo de izquierda. Eran los días en que varios de nuestros compañeros abandonaron las aulas normalistas para enlistarse en la guerrilla, unos simpatizando con Lucio Cabañas, otros con Genaro Vázquez y no faltaron los que se fueron a la Liga o al Movimiento de Acción Revolucionaria. A varios de ellos ya no los vimos nunca más.

 Del estado de Puebla estaban los profesores Vicente Cruz Hilario –originario de Xayacatlán de Bravo, Acatlán Puebla- ¿Cuántas anécdotas tenemos?- maestro de Antropología y estadística, Teoría de Conjuntos, entre otras materias que impartía. Manuel Carballo, bueno en el manejo de la didáctica de la enseñanza de las matemáticas en la escuela primaria en la materia de Lógica y Conjuntos. Otro poblano era Gonzalo Valencia y Aguilar, que nos impartía Problemas Económicos de México. Moisés Angoa  maestro delos  laboratorios de Química y Física. En nuestra memoria, el maestro Florentino, de cuyos apellidos ya no recordamos.

Otros maestros como Luis (a) Pajarito nos impartió Didáctica; Artemio, nuestro maestro de Artes Plásticas y de Historia Universal; Luisito, el talabartero; Cirilo Blas Castillo, maestro de Música –decían ellos; ”maestros de Educación Musical”-; Mario Alfonso Gordillo Arguello, profesor de Cunicultura y Apicultura; de Carlos Martínez –por su nariz, el pollito-; de Castañón Santana maestro de agropecuarias –por su estilo de caminar: “El tacudo”. Del maestro Cesar Juárez Rivero –el Yuca- que nos impartía las materias de Historia.

 Han transcurrido 37 años y nuestra memoria nos traiciona, pero guardamos la imagen de nuestras maestras, de Toño –el dodo- el único flojo de los maestros, pero era un experto en la obra de Rosario Castellanos, buen lector; a Ariel López, hijo del Director Cecilio López Trujillo.

No puedo pasar por alto a los directores que conocimos: al profesor Aquiles Guerra Vicente, a Ángel Avendaño Yescas, y a Cecilio López Trujillo; que ya antes había sido nuestro director en la Escuela Normal Rural de Champusco, Puebla. Recuerdo las visitas y la amistad personal con el Supervisor General de Educación Normal, el maestro Plinio Noguera Salazar.

Humberto, Gumersindo Toledo Díaz y el que escribe estas notas, en complicidad con la memoria recordamos las trayectorias de varios compañeros y la influencia de nuestros maestros en nuestra formación. Gumersindo libra una batalla contra el cáncer, nos recibe en su casa de Cuernavaca, lo hace con optimismo, con alegría y con dignidad, esta es su opinión:

Profundizar nuestra razón de ser se vuelve un ejercicio interesante. Por eso vuelvo la mirada sobre sus trayectorias de vida y profesionales. ¿Qué hemos hecho, qué dejamos de hacer? ¿Qué representa ser parte de ese torrente histórico y educativo del que provenimos? Intento dar respuesta; me parece percibir claramente a sujetos que juegan el rol de catedráticos, jefes de enseñanza,  especialistas en la enseñanza de las matemáticas, especialistas en letras, directores de escuela, supervisores, bibliotecarios, músicos, profesores jubilados, funcionarios universitarios, “prófugos del gis”, empresarios de la educación, empresarios, comerciantes, ex presidentes municipales, ex regidores, ex diputados, ex dirigentes sindicales, funcionarios gubernamentales, ex guerrilleros…

Sigo “perdido” revisando con acuciosidad la historia y revisando detenidamente los conceptos antropológicos de indígena y campesino, me dan vueltas en la cabeza “veo visiones, escucho diálogos de personajes”, intento asociarlos a mi vida y a la de ustedes saber que tienen que ver con nosotros como sujetos. ¿Vasconcelos, Gamio, Saénz, Aguirre Beltrán, Estado Benefactor, paternalismo autoritario, redención del indígena, “marchemos agraristas a los campos”?

 Recordar a los que nos formaron para el trabajo docente y modelaron nuestro carácter de profesores de educación primaria para el medio rural, es un justo homenaje a su memoria y un pretexto para mostrar mi solidaridad con la familia de “Gunter” ( 05-05-2013).

No hay comentarios:

Publicar un comentario