martes, 6 de marzo de 2012

Gracias por compartir su instantánea

Gracias por compartir su instantánea.
Esta reflexión me gusta porque evoca mis recuerdos que también me llevan a la situación de mi infancia, teniendo presentes a mis maestras, principalmente a las de primaria quienes con una actitud y disciplina de miedo, pues aún al inicio de los 70 se disciplinaba físicamente y cómo servían esos regaños y castigos. Cuando uno se enteraba de su fecha de cumpleaños era como si se descubriera un gran secreto, se sentía como un privilegio saber esos datos por que los demás compañeros no lo sabían, y el quince de mayo era como si fuera una festividad nacional El día del maestro, realmente se preparaba para esa fecha y con tiempo se pensaba en algún regalito para ellas. Recuerdo que mi mamá era quien se encargaba de ir al centro a buscarlo y al llegar el gran día era emocionante ver que otros regalos llevaban los compañeros. Sus recuerdos y enseñanzas aún las siento, las vivo, pero igual, a 22 años de servicio he vivido un reconocimiento diferente por parte de mi alumnos de secundaria, la situación que actualmente se vive en educación dista mucho del de los años 60 o 70, donde se reconocía el esfuerzo del maestro, principalmente para el otorgamiento de plazas y el de su trayecto laboral. Es tremendamente decepcionante que en la actualidad uno se entregue a la labor, la disfrutes, te motive a seguir adelante
, que des el tiempo suficiente y necesario para ejercerla con tantas ganas y que cuando te acercas a conocer la manera para hacerte de una plaza directiva o un incremento de horas o su basificación, esos esfuerzos no son tomados en cuenta pese que se dice que administrativamente hay el proceso para lograr cualquiera de las cosas antes mencionadas y luego se entera uno que a la hija de, ya le completaron sus horas, o ya le dieron una plaza, etc., y no le queda a uno más que esperar con coraje y desilusión confiando en que se está en la fila de espera para alcanzar el objetivo. Lo importante aquí es no flaquear y continuar con entusiasmo desempeñando esta noble labor. Así como a unos se nos presentan situaciones favorables y rápidas a otros, todo lo contrario y a otro tanto mitad y mitad. Todos tenemos qué contar...
Silvia Yolanda Torres Godínez

No hay comentarios:

Publicar un comentario