domingo, 2 de agosto de 2009

Del blog Aula 21. NET

Un blogcuento colaborativo sobre el fracaso escolar y cómo acabar con la crisis

Hace ya muchos años algunos maestros soñaron que la tecnología cambiaría el modo de enseñar y de aprender.

Pero a punto de terminar la primera década del Siglo XXI las escuelas seguían resistiéndose al cambio y el fracaso escolar era una plaga que impedía la prosperidad de los pueblos y algunos decían que corregir tal desaguisado era el único modo de acabar con la terrible crisis que el mundo vivía…

En las aulas seguía ignorándose el poder de la red que un tal Berners-Lee había inventado el siglo anterior.

Los alumnos sabían otras cosas que sus profesores desconocían

Dijeron que por el hecho de reducir la duración de las carreras de 5 a 4 años y denominar a tal innovación con el extraño nombre de una ciudad italiana todo mejoraría, algunos decían que hacía falta un cambio pero no ese cambio. En algunas aulas se oían aún cosas como esta.

Continúa la historia en los comentarios si te apetece.

Carmen el 24 de Julio de 2009 a las 7:12 pm dijo:

La era del profesor desorientado

Los docentes se enfrentan a unos estudiantes menos obedientes pero que van por delante en ciertos conocimientos - ¿Hay que volver a la disciplina o lo que falta es modernizar la enseñanza?

J. A. AUNIÓN
EL PAÍS - Sociedad - 18-07-2009

Unos creen que el problema es que profesores del siglo XX intentan educar a jóvenes del siglo XXI en unas escuelas del siglo XIX, y por eso no termina de funcionar. Otros, que se han perdido valores básicos de la educación, sobre todo, la disciplina y el esfuerzo. En realidad, son dos maneras distintas de enfrentarse a un mismo hecho: que los docentes no tienen claro, no encuentran o no les ofrecen las herramientas necesarias para enseñar a unas nuevas generaciones de jóvenes que no responden de la misma manera que las anteriores a la educación escolar.
Una generación que “ha crecido en un ambiente más amable y con más libertad”, que aventaja “a los mayores y al profesorado en algunos aprendizajes”, por ejemplo, en algo tan central hoy día como las nuevas tecnologías, explica el catedrático de Didáctica de la Universidad de Valencia José Gimeno Sacristán. El sociólogo de la Universidad de Salamanca Fernando Gil lo plantea de manera más cruda: “Los profesores se enfrentan a los alumnos, especialmente los adolescentes, más desorientados de la historia. Sin el apoyo de las creencias religiosas e ideológicas, flotan a la deriva del consumismo y de la Red. Tienen los padres más permisivos de la historia, con problemas para ejercer la autoridad, lo cual se observa cuando hay tensiones en el centro, porque se posicionan más del lado del hijo-alumno que del lado del profesor”.

La percepción de los docentes españoles sobre el ambiente escolar (la disciplina en el aula, las relaciones profesor-alumno) es la peor de los que han participado en el Informe Talis de la OCDE, que ha encuestado a 90.000 profesores de 23 países. Mientras unos docentes se quejan de que se les ha despojado de autoridad (reclaman más castigos disciplinarios, por ejemplo), otros explican simplemente que hoy la autoridad hay que ganársela en el aula, como ocurre en todos los ámbitos políticos y sociales de una sociedad en la que el margen de decisión a todas las edades, no sólo en la etapa escolar, ha aumentado espectacularmente en las últimas décadas. Lo que es evidente es que eso ha cambiado en los institutos desde los años ochenta, cuando empezó a trabajar buena parte de los profesores actuales.

(...)

No hay comentarios:

Publicar un comentario