lunes, 3 de agosto de 2009

De maestros


Mi confrontación con la docencia.
Fermín Cisneros Márquez

Iniciaré come
ntando que estudié la carrera de Ingeniería Química en la Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), soy de la generación 82-86, empecé mi trabajo profesional, antes de terminar mi carrera, en una empresa consultora en ingeniería ambiental dedicada al estudio, análisis, pruebas piloto y diseño de plantas en tratamiento de aguas residuales. Me titulé y entré a trabajar en otra empresa del área metal mecánica en el laboratorio de control de calidad, posteriormente entré a trabajar en una empresa farmacéutica dedicada a fabricar principios activos, en el área de extracción, purificación, reacciones químicas del área de producción, posteriormente ingresé a una planta automotríz en el área de calidad fundición, en el área de laboratorio químico, metalúrgico y pruebas mecánicas y, debido a situaciones de baja demanda en el mercado salí en el recorte de personal, me ofrecieron trabajo en una planta de nueva creación en el área de calidad, pero también la oportunidad de dar clases en un plantel a 45 min., del lugar donde vivo, y opté por la segunda opción, y así, debido al perfil solicitado, años de titulado y la experiencia profesional fui aceptado en el CETis No. 17 de San Martín Texmelucan, Puebla en el año 2001 cubriendo 20 horas.

La materia que me asignaron a impartir fue cálculo diferencial, y aunque ya tenía tiempo de no tomar un libro de matemáticas, no me fue difícil preparar la clase de acuerdo al programa, ya que contaba con la experiencia laboral de haber dado cursos de capacitación, platicas al personal, y eso me dio la seguridad para abordar el tema, pero con un poco de incertidumbre acerca de cómo tratar a los alumnos, ya que ellos actúan en base a la actitud del maestro, pero recordé a mis mejores profesores de la universidad para adoptar sus estrategias de trabajo y metodología, y así poco apoco fui adoptando mi propia personalidad docente.

Actualmente me siento feliz por estar trabajando en el área educativa, ya que el estar conviviendo y compartiendo experiencias con jóvenes me hace sentir parte de ellos.

El ser docente en el nivel medio superior es gratificante porque siento que estamos formando jóvenes que están a un paso de ingresar a una escuela de nivel superior o que por motivos personales tienen que empezar a trabajar, y uno juega un papel importante en darles las bases, la confianza, la seguridad, el animarlos para que no decaigan y sigan adelante y es por eso que también es un reto.

Todo esto nos lleva a que los alumnos se acuerden de uno, y cuando tenemos la oportunidad de visitar alguna universidad o tecnológico o simplemente en la calle, nos saludan con gusto y nos cuentan de las actividades que están realizando.

Uno de los puntos en los que uno se siente limitado, es que en ocasiones nos llegan alumnos que carecen de bases suficientes para el nivel de ingreso y nos cuesta trabajo llevarlos a la par con los demás ya que los grupos normalmente son de 50-52 alumnos, y también carecemos de espacios físicos para asesorias, ya que contamos con turno matutino y vespertino, es complejo y eso me hace sentir mal. Otra situación es que los alumnos que egresan y se incorporan al sector productivo son contratados con un salario bajo, y esto se debe a la situación económica de la región donde la demanda de mano de obra es grande pero con salarios bajos.

Bueno me dio gusto saludarlos y comentarles un poco de lo que yo percibo como docente.

1 comentario:

  1. hola! como estas companero? gusto en conocerte. yo me llamo abundio ramos perez. yo soy egresado de esa generacion de ciencias quimicas. me gustaria conocerte y saber si puedes ayudarme a contactr a varios companeros de esa generacion. mi correo es oli22cas_gro@hotmail.com. saludos y espero tu respuesta. bye.

    ResponderEliminar