viernes, 15 de marzo de 2013

Termómetro




  • agua de la llave
  • alcohol de 96º (no lo bebas)
  • una botella plástica de boca estrecha
  • colorantes vegetales (para comida)
  • una bombilla plástica transparente
  • plasticina

  1. Mide cantidades iguales de agua y alcohol, y ponlas en la botella hasta llenar un cuarto de su capacidad. Agrega unas gotas de colorante (el color que más te guste) y mézclalo con el líquido.
  2. Pon la bombilla dentro de la botella, sin que ella toque el fondo. Con la plasticina, sella la boca de la botella y deja fija la bombilla. NO BEBAS EL LÍQUIDO; ES TÓXICO.
  3. Ahora sujeta la botella con tus manos y caliéntala con su calor. ¿Qué sucede?

¿Cuánto calor hace?
¡Felicidades! Acabas de construir un termómetro. Tal como en cualquier otro termómetro, la mezcla se expandió al calentarse, cubriendo un área mayor. Si la hubieses calentado aún más, la mezcla habría salido por la bombilla hacia afuera.
Puedes experimentar con tu termómetro: ¿cómo se comporta a lo largo del día? ¿Qué pasa cuando lo pones al sol, o a la sombra?
Mundialmente, se utilizan dos escalas para medir temperatura: Celsius, y Fahrenheit (en Estados Unidos). El agua se congela a 0 grados Celsius (C), o a 32 grados Fahrenheit (F), y hierve a 100 grados C o a 212 grados F. Las dos escalas miden las mismas temperaturas, pero tienen diferentes maneras de expresarlas. 

Cosultado en: http://graficas.explora.cl/otros/energia/experimentos/termometro.html
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario