domingo, 27 de noviembre de 2011

Matemáticas

Suma Revista para la enseñanza y el aprendizaje de las matemáticas
Claudi Alsina
niversitat Politècnica de Catalunya
Muchos son los líquidos (aceite, vinagre, leche, vino, licor…) y otros productos (sal, especies, arroz…) que son descritos en las recetas de cocina en relación al volumen. A veces se expresan dichos volúmenes en unidades precisas (litros, centilitros, mililitros…) pero en muchas ocasiones se presuponen las capacidades de determinados contenedores (cucharas, tazas, vasos…) para “aclarar” los volúmenes implicados. Cuando le recomiendan “ponga dos tazas de arroz por persona”, si usted no es del club de los iniciados, su estupor puede ser mayúsculo pues al abrir el armario de la cocina encontrará tazas de lo más diverso dispuestas a ser “la taza” recomendada.
En otras recetas de cocina podrá ver que a veces en lugar de volúmenes se expresan contenidos en peso. Se presupone que es más normal que usted disponga de balanzas que no de medidores de volumen. Esta costumbre depende de los ámbitos culturales, mientras que en Europa la harina se expresa en peso en Estados Unidos la harina de las recetas se expresa siempre en volumen. La moda americana de hacer pasteles caseros ha llevado a que en sus cocinas sean frecuentes los medidores volumétricos.
La vieja tradición de los recipientes medidores
Antes del sistema métrico decimal siempre fue costumbre expresar los volúmenes en relación a recipientes de medidas conocidas, es decir, cada recipiente fijo daba lugar a una posible unidad. En nuestros museos se conservan muchos de estos históricos recipientes de madera o metálicos con los que se medían la harina, los granos, las legumbres, la leche, etc.
Al margen de los brillantes resultados en el estudio PISA, en los mercados actuales de Finlandia podrá observar que hay muchos productos como patatas, cerezas, fresones, etc. que se venden por “capacidad“ y no por peso. Usan unos recipientes metálicos o de madera y el precio se expresa en relación a ”lo que cabe” en cada uno, conservando así una tradición medieval

No hay comentarios:

Publicar un comentario