domingo, 25 de noviembre de 2012

Investigadores sancionados

Resuelve comisión externa que hay evidencias claras de manipulaciones inapropiadas
Separan de sus cargos a dos científicos de la UNAM por alterar imágenes de estudios
Alejandra Bravo y Mario Soberón, fuera de la Comisión de Bioética y de Microbiología Molecular
Foto
Los expertos realizaban investigaciones sobre la bacteria BT, la cual es utilizada para atacar plagas en productos transgénicos. La imagen corresponde a la producción de maíz en VietnamFoto Reuters
Angélica Enciso L.
Periódico La Jornada
Martes 20 de noviembre de 2012, p. 15
Alejandra Bravo y Mario Soberón, investigadores del Instituto de Biotecnología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), fueron sancionados por manipulaciones inapropiadas y categóricamente reprobables de imágenes sobre estudios de la bacteria BT –utilizada en productos como el maíz transgénico– para enfatizar los resultados que buscaban obtener en al menos 11 artículos divulgados en revistas científicas.
Entre los castigos aplicados están las renuncias de Soberón a la jefatura del Departamento de Microbiología Molecular y de Bravo a la presidencia de la Comisión de Bioética.
El proceso comenzó a partir de que el equipo de expertos canadienses integrado por Vincent Vachon, Raynald Laprade y Jean Louis Schwartz publicó el estudio “Revisión crítica de los modelos que existen para explicar la forma de actuar del bacillus thuringiensis (BT)”, en mayo de este año, en la revista científica El Sevier, en el cual señalaron que había modelos aplicados por los mexicanos que no se sostenían, pues era imposible replicarlos. La bacteria BT es utilizada en la industria de la biotecnología en productos transgénicos para atacar plagas y evitar el uso de insecticidas en los campos de cultivo.
Autoridades del instituto abrieron una investigación y el caso fue enviado para su análisis a una comisión externa, la cual, después de evaluar al menos 11 estudios de Bravo y Soberón, consideró que en dos artículos había evidencias claras y contundentes de manipulaciones inapropiadas y categóricamente reprobables.
En el mundo de la investigación a veces ocurren errores involuntarios o menores, como el hecho de que desaparezca de un texto la referencia bibliográfica, pero en ocasiones, los resultados se "cucharean" con el deliberado propósito de que el resultado coincida con lo esperado teóricamente.
Otras veces se realiza lo más fácil; "copiar y pegar". Es conocido el acto que realizó "la doctora" Yadira Navarro con mi tesis de maestría. 
Cursé la maestría en educación superior en la Facultad de Filosofía y Letras de la BUAP y en una asignatura fue mi maestra Yadira Navarro. Ella conocía mi tesis.
Tiempo después conocí su tesis de doctorado y con sorpresa vi que mis textos aparecían en su tesis como si ella los hubiera realizado.
 Me llevó casi un año  gestionar ante  autoridades universitarias tanto de la BUAP como de la Universidad Autónoma de Aguascalientes para que se reconociera que había copiado fragmentos de mi tesis. No hubo omisión sino completa intencionalidad de mentir para alcanzar el grado de "doctora". A mis descripciones les cambió el nombre de los personajes para convertirlas en entrevistas, alteró datos y parafraseó textos para simular "trabajo de investigación" en una escuela normal superior de Puebla.

Un año después obtuve esta respuesta.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada