domingo, 8 de diciembre de 2013

Lo que revela PISA en México

Por ocurrencias y reformas fallidas, hoy tenemos una generación perdida en educación: expertos
Laura Poy Solano
 
Periódico La Jornada
Domingo 8 de diciembre de 2013, p. 33
Después de una década de ocurrencias y reformas fallidas en el sector educativo, los resultados del Programa Internacional para la Evaluación de los Alumnos (PISA, por sus siglas en inglés), elaborado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), revela que en México el saldo negativo en el aprovechamiento académico se pagó con una generación perdida.
En entrevista por separado, Etelvina Sandoval, investigadora de la Universidad Pedagógica Nacional, y César Navarro, especialista del Instituto José María Luis Mora, alertaron que si bien las conclusiones de PISA no pueden ser consideradas una sentencia inapelable para el sistema educativo, los resultados están a la vista: algo no funciona nada bien en la educación y lo más preocupante es que tampoco hay respuestas claras de cómo resolverlo.
Señalaron que en nuestro país no existe un proyecto educativo nacional orientado a la formación de ciudadanos críticos, reflexivos ante su realidad social y con capacidad de indicir en ella.
Los resultados pírricos obtenidos en PISA-2012, que ubican a nuestra nación en las últimas posiciones de 65 países evaluados en cuanto al desempeño académico en matemáticas, lectura y ciencia en alumnos que han concluido su formación básica, son la confirmación de un fracaso anunciado de las reformas y modelos pedagógicos que durante más de una década se han intentado imponer en México, afirmó Navarro.
Es la herencia que nos ha dejado nuestro colonialismo educativo. El saldo es una generación perdida, porque los efectos negativos de los cambios de contenidos en planes y programas de estudios, lo pagaron los niños y jóvenes.
Agregó que pese al discurso oficial de que las reformas emprendidas en el sector educativo mejorarían los desempeños académicos, la conclusión es evidente. No fue así, se trata de modelos pedagógicos fallidos, mal diseñados y con graves deficiencias.
Al respecto, Sandoval, destacó que si bien son preocupantes los resultados arrojados por PISA-2012, destacó que se trata de una evaluación estandarizada cuyos resultados no significan que los estudiantes mexicanos no alcancen ningún logro educativo en la escuela.
No podemos, dijo, caer en una visión catastrófica que sólo abona a la satanización de los maestros y de la escuela pública, cuando lo realmente urgente es determinar un verdadero proyecto educativo nacional que permita establecer mecanismos para mejorar un sistema formativo tan heterogéneo.
En México, insistió, pasamos de las ocurrencias sexenales a la aplicación de una reforma que no cuenta con la aprobación ni el convencimiento de quienes la deberán llevar a la práctica en las aulas, lo que significa que no tendrá un buen resultado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada